Las deudas claras, donde sea, ¡mantienen todo!