Mi perfil
Regístrate con
- ó -
Recuperar contraseña
Inicio » Noticias » Tokio, smartphones y el aislamiento

Tokio, smartphone...

LG
Agregar a favoritos

Tokio, smartphones y el aislamiento

En Tokio, el smartphone incluso puede reemplazar a la pareja.

Me considero adicto a la tecnología, en especial a mi smartphone, soy, como la gran mayoría, de los que lo revisa cada cierto tiempo para revisar notificaciones, leer artículos, jugar, escuchar música, etc. Por que sí, tenemos que reconocer que nuestro dispositivo móvil se transformó en nuestro mejor amigo y fue en Tokio (estuve de vacaciones hace unas semanas) donde lo pude corroborar 100%. Antes que todo, quiero contarles que esta columna es totalmente apreciación personal, de lo que me tocó ver y vivir en la capital nipona.

tokio-1

Los smartphones, tal como los conocemos no la tuvieron fácil para entrar al país del sol naciente, de hecho algunas marcas o sistemas operativos como Blackberry, terminaron por no comercializar en Japón por lo cerrado de su mercado. Los japoneses valoran mucho sus marcas y hasta hace un par de años, seguían utilizando los teléfonos Keitai, que si bien literalmente significa “portable”, son los que nosotros conocemos como flip phone. Sin embargo esto fue cambiando con los años.

Al llegar a Tokio ya nos podemos dar cuenta las grandes diferencias con Occidente, como siempre digo, es como llegar al futuro, no solo por el cambio en el huso horario correspondiente a medio día más que nosotros, sino también por todo el acceso a la tecnología que poseen y cómo la utilizan. Lo primero que me llamó la atención y el motivo para escribirles esto, fue el nivel de aislamiento que se siente.

Si bien culturalmente se sabe que disfrutan el trabajo en grupo, son muy ensimismados y a mi juicio tiene mucho que ver la tecnología, en especial los smartphones.

Tokio-2

Un ejemplo de ellos es el viaje en metro. Contrario a lo que podríamos pensar, el silencio abunda, nadie habla o se conversa en tono muy bajo, los que no lo hacen están pegados a su teléfono móvil, que con el pasar del tiempo, me di cuenta que lo usan para todo, desde organizar sus viajes dentro de la ciudad, pagar en casi todos los comercios, jugar o hasta tener una novia. Sí, porque en Japón, especialmente en Tokio, las cifras de personas en pareja bajan cada año y muchos de ellos las han reemplazado por aplicaciones que simulan ser tu pareja, en ella puedes regular que edad quieres que tenga, su color de piel y pelo, estilo al vestir, etc. Algo así como la evolución distorsionada de las mascotas virtuales.

Todo esto me llevó a pensar, si Tokio es lo más cercano al futuro, será que nosotros viviendo en Sudamérica también seguiremos el mismo patrón y con los años ¿Nos aislaremos más? ¿Nuestra socialización será solo a través de apps? No lo sé, pero da para pensarlo y debatirlo, tal vez en Japón era la evolución natural, ya que las personas de generaciones anteriores a nosotros ya nacieron con la tecnología que ni nuestros padres tuvieron al nacer, es por ello que quizás a nosotros nos llama la atención.

tokio-3

Con todo esto no quiero a hacer un llamado a soltar el teléfono y conversar entre nosotros, porque yo tampoco lo haré, sino a reflexionar sobre los alcances que tendrá la tecnología sobre nuestro comportamiento en un futuro no muy lejano. Y como ando en esta onda toda futurista, le quiero recomendar Black Mirror, una serie británica que hace poco llegó a Netflix. Muchas de las cosas de esta columna les harán mucho sentido.

¿Cómo encontraste este artículo?

Débil Regular Excelente

ad